Estella turismo en la Comunidad Foral de Navarra


Estella se organiza a lo largo del camino de Santiago, al que debe históricamente su prosperidad. La ciudad tiene un conjunto urbano románico sin parangón en la península: Iglesias como la de San Pedro De la Rúa (siglo XIII), la de San Miguel (siglo XII) isla del Santo Sepulcro (siglos XII - XVI), fue palacio de los reyes de Navarra (siglo XII), llamado también de los Duques de Granada de Ega, uno de los escasos monumentos románicos civiles españoles.

Estella, Navara, viajes y turismo

Estella se trataba de una población con un recinto amurallado y defendido por una fortaleza, el castillo de Zalatambor.

Para garantizar los servicios que precisaban los peregrinos, el monarca atrajo a Estella a colonizadores francos, de las regiones de Auvernia y Lemosín, que crearon un núcleo de activos comerciantes y agricultores. Pronto se les unió una comunidad judía, que llego a ser casi tan importante como las de Pamplona y Tudela.

El 1187, el rey Sancho el Sabio decidió autorizar el asentamiento de pobladores navarros en un burgo próximo, llamado de San Juan, con un fuero semejante al de la Estella franca. Al cabo de unas décadas, en 1226, se fundieron ambos burgos con el del Arenal para formar un solo municipio.
Pronto el flujo de peregrinos y las posibilidades comerciales que suponía atrajeron a más mercaderes francos y judíos, que convirtieron Estella en una isla urbana dentro de la ruralizada Navarra. Durante el siglo XII la ciudad conoció un notable desarrollo económico que se reflejó en una gran expansión urbana. De aquel siglo datan la mayoría de los monumentos que convierten a Estella en la capital del románico Navarro.

Turismo en Estella, Pamplona

La iglesia románica de San Pedro de la Rúa domina la ciudad con su maciza silueta que evoca más una fortaleza que un templo.
La orografía del terreno en que se asienta determino el perfil de su planta, una de cuyas naves laterales es más estrecha que la otra. En su interior se conserva una reliquia de San Andrés, el patrón de la ciudad, hallada en el siglo XII en la tumba de un peregrino enterrado en la iglesia. Es notable su claustro, del que solo quedan dos alas, pues las otras dos fueron destruidas por los materiales que le cayeron encima en el siglo XVI cuando Fernando el Católico mando volar el castillo de Zalatambor.
La construcción de la iglesia de San Miguel, comenzada también en el siglo XII, se prolongó durante bastantes décadas, lo que se tradujo en una mayor diversificación de estilos. El conjunto presenta exteriormente un aspecto tardorromanico, aunque en la parte alta de sus tres naves apunta ya el gótico: arcos ojivales simples en las naves laterales y los brazos del transepto, y de crucería en la nave central. Su portada meridional, del siglo XIII, es de una riqueza iconográfica incalculable: la adornan más de 100 figuras rodeando el Cristo en Majestad del tímpano semicircular.

Palacio de los Reyes de Navarra, Eslella

El palacio de los Reyes de Navarra o palacio de los Duques de Granada de Ega, también del siglo XII, es el único edificio civil de estilo románico de Navarra. Se conserva de él la estructura exterior, con magnifica fachada de dos pisos, con cuatro arcos de medio punto en el interior y cuatro grandes ventanales compuestos a su vez con cuatro arquillos apuntados.

Otros edificios destacados del siglo XII son las iglesias de San Pedro de Lizarra, la del Santo Sepulcro (aunque acabada en el siglo XVI) y la de Santa María Jus del Castillo. Completan el rico patrimonio medieval de la localidad el convento de Santa Clara (siglos XIII-XVI) y la iglesia de San Juan bautista (siglo XIV).

0 comentarios:

Publicar un comentario

Regístrate gratis en Subasta de Ocio y consigue chollos:


Subasta de Ocio