Mostrando entradas con la etiqueta murcia. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta murcia. Mostrar todas las entradas

Lorca, Semana Santa y pasión en la región de Murcia


 Al visitante que se acerque a la ciudad le admirará la imponente y sólida silueta del castillo en lo alto de la colina que la domina, con sus altos muros almenados y sus macizas torres de defensa.
Fue construida durante la ocupación musulmana, aunque la actual estructura de la fortaleza se remonta en realidad al siglo XIII, con numerosas modificaciones posteriores.
La ciudad ha sido habitada desde la prehistoria, como documenta el menhir de Serrata, del III milenio a. C. La recientes excavaciones han puesto al descubierto restos arqueológicos que van del Neolítico a la ocupación musulmana.


Turismo en Loca, Murcia

Lorca vivió su primera edad de oro económica bajo la administración romana, como documentan los abundantes hallazgos de explotaciones agrícolas de la época en la vega del Guadalentín. No se conserva documentación sobre la dominación visigótica, lo que lleva a pensar a los historiadores que se trató de un periodo de decadencia, como sucedió en tantos otros núcleos urbanos a lo largo y ancho de la península.
La ocupación musulmana de Lorca, la cual llegó a tener en algún momento rango de capital, hizo vivir una segunda edad de oro a la ciudad, volcada la agricultura y el comercio. Sin embargo, su posterior integración en la Corona de Castilla en el siglo XIII la convirtió en ciudad fronteriza; fue en aquel momento cuando la antigua alcazaba árabe se convirtió en el magnífico castillo amurallado que domina la villa.


El Castillo de Lorca

La conquista del reino de Granada por los Reyes Católicos en 1492 cambió radicalmente la vida de la ciudad. Ya no era ciudad fronteriza y pudo por fin comenzar a expansionarse fuera de sus murallas. 

De aquella época datan algunos de sus edificios más monumentales: el Ayuntamiento, ampliado en el siglo XVIII; la Casa del Corregidor, construida en la plaza de los caños, en el solar que ocupaba el antiguo Ayuntamiento; las sedes de dos instituciones decisivas para garantizar el abastecimiento alimentario de la ciudad, el Pósito de grano y las carnicerías; el convento de Mercedarias de Madre de Dios de la Consolación.; la casa de los Salazar-Rosso, actual Museo Arqueológico (una visita muy interesante); y la Colegiata de San Patricio, construida en 1533, la mayor iglesia de la ciudad, levantada para conmemorar la victoria de la batalla de los Alporochones que enfrentó a lorquianos y musulmanes el 17 de mayo de 1452, onomástica del santo irlandés.






Durante el siglo XII durante el siglo XVII se abatió sobre la ciudad una sucesión de desastres que diezmaron su población: epidemias de peste, terremotos, sequías, crecidas del Guadalentín, plagas de langosta, etcétera.

Hay muy pocos edificios significativos de esta época. El más representativo es la casa de Guevara, conocida también como Casa de las Columnas, con una hermosa portada barroca flanqueada por dos columnas salomónicas y rematadas por un frontón cuadrado con el escudo de familia.


Plaza Mayor de Lorca, Murcia

Con el reformismo borbónico comenzó en la ciudad una época de fuerte expansión económica. Esta bonanza se reflejó en la gran actividad constructora del siglo XVIII, que configuro el actual aspecto de la ciudad. Se derribó entonces la antigua cárcel, que ocupaba la actual ala sur del Ayuntamiento, y se amplió el edificio consistorial respetando el estilo de la parte antigua.

También del siglo XVIII son los colegios de la Purísima, actual Conservatorio de Narciso Yepes, atribuido al arquitecto Lucas de los Corrales, el claustro del convento de la Merced, un edificio de origen medieval, con intervenciones de los siglos XV y XVIII, la capilla del rescate, que hoy día alberga el Museo del bordado del Paso Blanco, la Capilla del Rosario, la Iglesia del Carmen y, aunque construidas originalmente en el siglo XVII, las capillas del Calvario creadas por los franciscanos y reformadas con posteridad en el siglo de las luces.

Semana Santa de Lorca

Desde el viernes de Dolores hasta el Domingo de Resurrección, Lorca vive intensamente la celebración de la Semana Santa, una sucesión de actos religiosos de gran belleza y emotividad.
Las diferentes cofradías rivalizan entre ellas durante diez días desfilando en procesiones y escenificando episodios bíblicos con un derroche de atrezo, de vestidos ricamente bordados, pasos con tallas extraordinarias y cánticos de himnos.


La semana santa de Lorca


Cada cofradía tiene su banda de música, sus carrozas, sus caballos, la belleza del desfile y salta la religiosidad de los lorquianos, que lanzan flores al paso de las imágenes de la Virgen y sus diferentes advocaciones.

Sigue leyendo un nuevo post en Viajero Turismo:  Pedraza, un pueblo con encanto en Segovia




Los atractivos turísticos de Murcia


Al sureste de España, se encuentra ubicada la región autónoma de Murcia, bañada por las costas del Mar Mediterráneo. La región posee dos ciudades importantes Cartagena y Murcia, la capital.

Aunque existen ciertas ambigüedades sobre el origen de la ciudad, lo cierto es que Murcia ha estado habitada desde tiempos inmemoriales por diversas civilizaciones, motivo por el cual es una ciudad muy rica en historia, cultura y tradiciones.

La Catedral de Murcia

Uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad es la Catedral de Murcia, ubicada en la Plaza de Belluga y cuya construcción data de los siglos XIV y XV y posteriormente reformada en el siglo XVIII, de allí que en ella confluyan diversos estilos arquitectónicos.

Alrededor de la Plaza de Belluga, se encuentra el casco histórico de la ciudad, con un sinfín de edificios de obligada visita, como es el caso del antiguo Seminario de San Fulgencio, actual Academia de Arte Dramático y Danza y el Palacio Episcopal, cuyas construcciones datan del siglo XVIII. No muy lejos de allí encontramos la Glorieta, que ha sido por años el centro de la ciudad y que acoge en su seno el Palacio Consistorial o Ayuntamiento.

Plaza de Santo Domingo, Murcia

Murcia también es famosa por sus calles empedradas, que muestran una belleza arquitectónica muy singular. Dignas exponentes de esto son la Platería y la Trapería, esta última ubicada detrás de la catedral y que comunica la Plaza de la Cruz con la Plaza de Santo Domingo.

En Murcia otras muchas plazas que poseen un encanto sin igual y donde podrás disfrutar de uno de los mayores atractivos de la ciudad: "las tapas", que se han convertido para muchos en una religión. En la plaza de San Juan puedes visitar tabernas como La Pequeña y La Parranda. En la Glorieta se ha hace imprescindible la visita a Los Zagales, que una de las tabernas mas antiguas de la ciudad.

Plaza de Toros de Murcia

La ciudad de Murcia es un contraste de edificaciones antiguas como la Plaza de Toros, la muralla árabe, los palacios de San Esteban y la Floridablanca o el Paseo del Malecón; con rascacielos de tamaño impresionante como es el caso de las Torres de Atalaya o el Edificio Hispania.

Para los amantes de la historia y el arte, Murcia también tiene un sinnúmero de ofertas. Los Museos de Arqueología y Bellas Artes son sitios de obligada visita, así como el Teatro de Romea, uno de los más antiguos de la ciudad.

Por ultimo, no puedo dejar de recomendar la visita al Parque Acuático Terra Natura, primero construido en la zona y que recrea el hábitat de África.

Parque Acuático Terra Natura de Murcia

Descubriendo el turismo en Murcia

Murcia es una ciudad española de orígenes árabes, situada al sureste de la península, cerca del río Segura, es la capital de la provincia de Murcia.

Como muestra de sus orígenes arabescos encontramos que fue fundada en 831, cuando Abderramán II mandó construir la ciudad para convertirla en la provincia de su califato. Los edificios más emblemáticos, como la Almunia Real, que conserva restos de la arquitectura árabe de la época.
Resto de lo que antaño fue la muralla islámica que protegía a la ciudad aparecen desperdigados en distintos puntos, recordando a sus creadores.

El Palacio Episcopal en Murcia

En el casco antiguo se encuentran las calles más emblemáticas de la ciudad, que han conservado los nombres de los gremios que antes ejercían su labor en aquellos lugares (Platería, Trapería y Vidriaros son un buen ejemplo de ello).

En la Plaza del Cardenal Belluga se encuentran los dos edificios más importantes a nivel arquitectónico: El Palacio Episcopal (que data del s.XVIII) y la Catedral (finales del s.XV), esta última presenta una confluencia de diversos estilos, que van desde el barroco hasta el gótico.

La Catedral de Murcia

Una celebración a no perderse (aparte de las típicas de Semana Santa o las romerías) es la del Bando de la Huerta, que se trata de un acontecimiento gastronómico, en donde se ofrecen los platos más tradicionales, acompañados de las vestimentas y costumbres de la región.
Ya que hablamos de comida, no pueden irse de Murcia sin probar su potaje de garbanzos y acelgas, así como los diversos vinos murcianos con denominación de origen: Bullas, Yecla y Jumilla.

No todo será fiesta, ya que Murcia dispone de playas y calas vírgenes, además de un montón de parques regionales, en donde practicar actividades al aire libre y relajarse.

Excelentes playas y calas en la región de Murcia