Mostrando entradas con la etiqueta dinamarca. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta dinamarca. Mostrar todas las entradas

Viajar en crucero, por qué no

Dinamarca es el país más meridional de todos los países nórdicos y también el que menor extensión tiene. El territorio danés está compuesto por la península de Jutlandia y por las islas, lo que permite que el país sirva como escala para cruceros de diferente índole, por ejemplo, cruceros del Caribe. Me parece un país precioso para ir en un barco y visitar varios de sus atractivos, que se enumeran a continuación.

Es imprescindible probar la gastronomía de Dinamarca, donde destacan los platos elaborados con pescado (como el salmón crudo en escabeche). En este país se elabora uno de los mejores y más finos hojaldres del mundo.

El turismo cultural está centrado en Copenhague, la capital y que se encuentra situada estratégicamente en las isla de Sjaelland. Lugares más visitados: La Sirenita, probablemente el monumento más visitado de la ciudad, los Jardines Tivoli, el Parque de Atracciones de Tivolo, Christiania, por ser el último reducto hippie y de vida alternativa, etc.

Fionia, de paisajes muy variados, está situada en el centro de Jutlandia. Es isla de castillos e iglesias, que posee muchos edificios religiosos. La ciudad de Odense posee la casa natal de Andersen.

La gente suele cometer un error al pensar que Dinamarca posee unos fiordos como los noruegos, aunque no sea cierto. Es un país muy frío y con unas formaciones de nieve espectaculares en invierno, pero sus fiordos distan de tener la calidad de los fiordos noruegos. Aun así eso no le impide al país ser un sitio muy visitado.

Los mejores cruceros

Copenhague, una visita deliciosa en verano

Copenhague, capital de Dinamarca


A perar de todos sus encantos, sus calles medievales, sus torres con tejados de cobre, sus esbeltos habitantes y sus infraestructuras sin fallos, Copenhague es ciudad de extremos. Según la estación, la capital se transforma en dos lugares diferentes.
En verano, cuando brilla el sol, los daneses se despojan de todo hasta quedarse en su rubio esencial, y salen en hordas al exterior para absorber el preciado calor. La música y la cerveza Carlsberg llenan las calles y las flores abundan en todas partes. Hasta altas horas de la noche, la luz de la penumbra, de un azul plateado, dibuja y define a los nativos bebiendo, recorriendo locales, bailando, jugando y en general disfrutando de su envidiable alto nivel de vida.

En invierno, los mismos ciudadanos adquieren una palidez de tiza. Encerrados herméticamente en impermeables de goma, pedalean valientemente contra una densa cortina de lluvia gris. Es la época en que hay que quedarse en casa, en torno a la luz de las velas, una botella de vino o un perolo de café, con los amigos, la familia y los hobbies. Durante esos meses de espesa oscuridad, hasta la gente de Groenlandia dice que su cortante aire ártico es más soportable que el frío húmedo de Dinamarca.


Copenhague, capital de Dinamarca


Afortunadamente, algunos de los atributos de Copenhague se mantienen positivos a pesar del vaivén estacional. Decididamente socialdemócratas, su millón y medio de habitantes se sitúa entre los más tolerantes de Europa: en el ayuntamiento se celebran bodas de parejas gay, el gobierno paga a los padres para que pasen tiempo con sus hijos y en la ciudad libre de Christiania, el hachís se fuma más o menos abiertamente. Los daneses se incluyen entre los miembros más ricos y prósperos de la Unión Europea y, en consecuencia, están divididos acerca de si su pertenencia va a mejorar su situación o a empeorarla.

Aunque son los más "latinos" de los escandinavos, los daneses, como los suecos y los noruegos, están orgullosos de lo moderado de su lenguaje, sus reacciones y su política. El peor de sus pecados es pensar demasiado en sí mismos, aunque, por suerte, especialmente entre los jóvenes, esta actitud está cambiando.
Copenhague es fácil de explorar. Alquilar una bicicleta (las bicicletas municipales, gratis, aunque un tanto deterioradas, se encuentran por todas partes) y darse una vuelta como los nativos resulta recomendable. Lejos de los enormes almacenes y de las lujosas tiendas de la principal calle peatonal, Strøget, las calles pequeñas de los alrededores están llenas de tiendas pequeñas y nada convencionales de ropa, preciosos cafés y elegantes comercios de muebles, atiborrados de modernos diseños daneses.

Y aunque en la actualidad es Nørrebro el sitio de la movida para estudiantes y jóvenes por su gran variedad de cafés, restaurantes y bares, los daneses de aquí adoran sus instituciones culturales, los jardines de Tivoli, la gliptoteca Ny Carlsberg, el Museo Louisiana de Arte Moderno, y hasta la Sirenita.

Los jardines de Tivoli en Copenhague