Mostrando entradas con la etiqueta bruselas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta bruselas. Mostrar todas las entradas

5 Ciudades europeas a las que podemos volar muy barato en el mes de Abril


Si te gusta viajar a la aventura y elegir el destino a la misma vez que estas dispuesto a comprar los billetes de avión, no te pierdas estas cinco ciudades que puedes visitar durante el mes de Abril por muy poco dinero.


Hamburgo (Alemania)

La primera nos vamos a Alemania para disfrutar por 41 euros de un vuelo desde Madrid de Ida y Vuelta a la ciudad de Hamburgo, al norte del país germano.  La ciudad marinera sin mar, pero con un puerto y un gran lago. Una ciudad verde con muchos rincones que visitar; el ayuntamiento, la iglesia San Miguel, el rio Alster o el Hamburgmuseum son muchos de los sitios que debemos conocer, sin olvidar el famoso lago que da vida a la ciudad; Binnenalster

Hamburgo, ciudades europeas donde viajar

Bruselas (Bélgica)

Nos vamos hasta Bélgica, por el mismo precio que la ciudad alemana, podemos volar hasta aquí durante el mes de Abril. Bruselas es la ciudad más grande del país, y también la ciudad donde se encuentra la sede administrativa de la Unión Europea.  Los lugares más emblemáticos que podemos visitar son: Gran Place, es el lugar más famoso y animado de la ciudad.  La escultura Manneken Pis, tan solo debes de verlo para saber porque es parada obligatoria. Mini Europe, un parque donde podrás visitar más de 80 ciudades europea en miniatura.  Y además, otros monumentos como el Palacio de la Justicia, el palacio Real o el del Cincuentenario, donde se encuentra un arco del triunfo similar a la famosa puerta de Brandeburgo, en Berlín.

Bruselas, ciudades europeas donde viajar

Paris (Francia)

Un destino que todo el mundo ha querido visitar y la mayor parte ya lo ha cumplido. La capital francesa y la ciudad del amor. Una ciudad preciosa por donde fluye el rio Sena, por el que podrás navegar en una paseo romántico.  La famosa Torre Eiffel es el monumento más característico de Paris, es visita obligada para todos aquellos que pisen suelo francés, un monumento  que pudo pertenecer a Barcelona si no la hubiese. También se encuentra la Catedral de Notredame, la Avenida de los Campos Eliseos, una calle ancha y verde que da hasta el Arco del Triunfo o el museo cuya entrada es una pirámide de cristal, el Museo del Louvre.

París, ciudades europeas donde viajar

Copenhague (Dinamarca)

Y hasta Dinamarca nos vamos con la cuarta opción para ese viaje pensado durante el mes de abril por un precio muy económico. Copenhague es la ciudad más poblada y conocida de Dinamarca.  Es una ciudad muy bonita y con un diseño moderno. Combina muy bien el pasado con la modernidad, para convertirse en una ciudad encantadora. Entre sus monumentos podemos visitar Radhuslpladsen;  la plaza del ayuntamiento. Su perímetro está rodeado con esculturas de la mitología nórdica, sobre todo dragones y serpientes.  Tivoli, muy cerca del ayuntamiento está el parque de atracciones más antiguo de Europa. También podemos pasear por la calle peatonal más larga del mundo, Stroget, que comienza en el ayuntamiento y terminaremos en la espectacular plaza Longens Nytory.  Y si somos amantes de la opera, no dude en visitar la Opera House. Estos son algunos de los sitios que visitar, por supuesto no olvides la Sirena que es el símbolo de la ciudad ni tampoco recorrer sus canales.

Copenague, ciudades europeas donde viajar

Milán (Italia)

La última y no menos importante,  la encontramos en Italia. Milán es una ciudad con el aspecto y características de una metrópolis moderna, y la segunda con más población de Italia. Paseando por sus calles veremos edificios como La Catedral, conocida como Duermo, es una enorme catedral gótica en pleno centro de la ciudad. En la iglesia de Santa Maria delle Grazie, encontramos la famosa pintura de Leonardo da Vinci conocida en el mundo; La última Cena. En la cultura encontramos el Teatro Alla Scala, uno de los más famosos del mundo. Y también podemos ver museos, muchos de ellos se encuentra en el Castillo Sforzesco, construido como una fortaleza durante el Siglo XIV. Para finalizar, no podemos dejar de recorrer los parques y jardines que nos regala la ciudad.

Milán, ciudades europeas donde viajar


Estas son las cinco ciudades que puedes visitar en el mes de abril, por un vuelo muy económico, pero por supuesto no son las únicas, también encontramos ciudades como Londres, Lisboa, Dublín o Varsovia en el que el precio del billete de avión, no es una barrera. 



Sigue leyendo un nuevo post en Viajero Turismo: Bruselas ofrece modernidad e historia

Le Quartier Marolles en Bruselas


Bruselas en Bélgica

Bélgica es uno de los países bajos del mundo, esta bella nación esconde un importante tesoro cultural en sus entrañas, hablamos de la ciudad de Bruselas conocida a nivel mundial por ser sede de importantes organizaciones mundiales como la ONU, pero esta bella ciudad no solo es sinónimo de política sino también de cultura.

Uno de los barrios más bellos del mundo se encuentra en la ciudad de Bruselas, Le Quartier Marolles es un barrio que muestra en primera instancia la importancia que diferentes culturas tuvieron para fundar la ciudad, entre ellas la influencia  Holandesa, española, italiana y belga,  que convierte a esta ciudad en un lugar para visitar.

Quartier Marolles en Bruselas

Algo único en esta ciudad es su arquitectura colonial que muestra una belleza única, plaza hermosa y museos únicos complementan la oferta.  Un lugar que no podemos dejar de visitar en este barrio es Place du Jeu de Balle que en español es ¨La plaza del juego de la pelota¨ en el cual cada fin de semana se reúnen los artistas y artesanos de la ciudad para mostrar sus obras y para vender las mismas.


Otro lugar que como turista te interesara en especial si buscas un recuerdo de la ciudad es el ¨Mercado de Pulgas¨ en el cual se venden todo lo que desee a precios increíbles. Para finalizar en lo que se refiere más a cultura podemos visitar el Museo Brueghel en el cual se exhiben obras de este famoso pintor así como la historia de este.

Bruselas ofrece modernidad e historia

Empecemos con un aviso: el más vistoso de sus escaparates, la Grand-Place ("el teatro más bello del mundo", dijo Cocteau) es también la primera de sus trampas. Quien espere encontrar en el resto de la ciudad la misma y deslumbrante homogeneidad se verá sin duda defraudado.

La Grand Place cubierta por el gingantesco tapete de flores en Bruselas

Bruselas tiene un alma traviesa y caótica que se ha divertido desde hace casi mil años diseminando aquí y allá las pequeñas maravillas que nos ofrece, convirtiendo su tejido urbano y vital en un rompecabezas que hay que recorrer sin prisas ni prejuicios, dispuestos a dejarse sorprender en cualquier esquina por una inusitada fachada art-nouveau, un nido de okupas rodeado de oficinas o una mágica plazuela recién salida de un cuadro de Delvaux.

Cosmopolita en su historia y provinciana en sus dimensiones, es en ese carácter abigarrado e integrador, lleno de contrastes, donde hay que buscar la peculiar identidad de esta ciudad a escala humana.

Terraza cerca de la Grand-Place en Bruselas


Con una población de apenas un millón de habitantes, que pronto será según las estadísticas mayoritariamente extranjera, en sus calles se entremezclan sin aspavientos las tabernas tradicionales y oscuros cafetines directamente transplantados de Estambul, los bares art-déco más políglotas del continente y discotecas tecno frecuentadas los fines de semana por la modernidad londinense.

Aquí todavía es posible alquilar sin arruinarse una casa con jardín en pleno centro y disfrutar al mismo tiempo de la red informática más tupida de Europa, una calidad de vida de la que los belgas han hecho su sello distintivo y que se completa con una oferta multicultural inagotable, aunque tan desordenada como la ciudad.

Danza contemporánea, teatro, jazz, performers y nuevas músicas conviven en las noches de la capital y tienen a menudo como común denominador un humor singular, teñido de socarronería y escepticismo, que ha marcado desde siempre el arte y el carácter de los bruselenses. No en vano Magritte y los surrealistas hicieron del lugar una de sus fuentes de inspiración privilegiadas.